Feliz Día de las Madres 2021

Por: Diomeira Almonte Rosa

Licenciada en Psicología, mención Psicología Clínica – Post grado y maestría en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagogica

El Día de las Madres en la República Dominicana se ha instituido como una exaltación al arduo trabajo de la mujer día a día, incluyendo el de dar vida.

Este día se viene celebrando desde el siglo XX, muchas naciones festejaban el Día de las Madres en diferentes fechas. En las naciones latinoamericanas la mayoría lo hacían el último domingo de mayo, lo que influyó en el caso dominicano.

En nuestro país la fiesta a las madres es más reciente y se inició después de la desocupación norteamericana, durante el gobierno del General Horacio Vásquez, en 1926. Se tiene a Doña Trina de Moya, su esposa y a Ercilia Pepín, educadora de Santiago, como las primeras en propiciar la festividad.

En 1926 se constituyó en Santiago de los Caballeros el primer Comité Pro-Día de las Madres y se estableció como símbolos el clavel rojo para la madre viva y una azucena o nardo para la madre fallecida, todos se propusieron vestir de rojo o blanco según el caso.

Aquel día quedó establecido por ley de manera oficial con número 370 de 1926. En ella se declaraba que el homenaje a las madres debía celebrarse el último domingo del mes de mayo, como todavía sucede. Aquel solemne día la primera fiesta a las madres fue el 30 de mayo y para ello se organizaron actos públicos y escolares, veladas, visitas colectivas al cementerio y se publicaron opúsculos motivando las razones del homenaje.

Ercilia Pepín en uno de sus escritos titulado “Invocación en el día de las madres”, en 1926, la educadora de Santiago definió aquella celebración como una tendencia a la humanización de la existencia del pueblo dominicano y le cantó a todas las madres exaltando su amor, patriotismo, bondad, gratitud y desprendimiento. Las consideró guías de las generaciones.

En mayo de 1928 Ercilia Pepín volvió a escribir sobre el Día de las madres, ratificando su criterio de que ellas eran el símbolo que debía ser permanentemente reverenciado y que en ese día especial debía rendirse culto a la madre viva y a la madre muerta, a la madre propia y a la madre ajena.

Aquellas fiestas a las madres, en las primeras décadas, no incluía el derroche de dinero, ni el regalo costoso: era más apreciado regalar ramos de flores, abrazos, besos, cariño. Preparar exquisitos banquetes, tomar algunas bebidas naturales, se cantaba, declamaba.
Donde se los sentimientos afloraban lejos de los derroches, donde expresar los sentimientos era mas costoso que un regalo enorme con costosas envolturas.

En este tiempo de tantas revoluciones y transformaciones resulta hasta sorprendente cuando escuchamos la emblemática canción escrita por Doña Trina de Moya, que marco el inicio de esta celebración:
“Venid los moradores del campo a la ciudad, entonemos un himno de intenso amor filiar, cantemos de la madre su ternura y su afán y su noble atributo de abnegación sin par. Celebremos todos la fiesta más bella, la que más conmueve nuestro corazón, fiesta meritoria que honramos con ella a todas las madres de la creación…”.

La finalidad de Ercilia Pepín y Doña Trina de Moya aun sigue viva en nuestra nación y el Día de las Madres es parte de nuestra cultura, siendo una de la fecha después de algunas fiestas cristianas, más celebrada por los dominicanos.

Aunque las mujeres hemos cambiado en todos los aspectos de la vida ya que ahora somos independientes, trabajadoras, emprendedoras, profesionales, científicas, políticas, ingenieras y una serie de labores que hemos tenido que asumir para transformar la idea de sumisión y fragilidad a luchar por un espacio que nos corresponde por derecho.

Pese a todas las conquistas y en busca de las que aún faltan, el Día de las Madres revela ese sentimiento profundo de agradecimiento por la vida y por ese don único que es dar vida también.

En homenaje a esas mujeres que se acuestan ultimo y se levantan primero, a esas que en medio de la pandemia han tenido que multiplicar sus habilidades para poder cumplir con todos, incluso olvidarse de ellas mismas, a esas que en medio del cansancio laboral llega a casa a lo que finalmente tiene sentido. Ser Madre.

Felicito con la más alta estima a esas madres que partieron, a las que aún siguen dando todo y más por echar andar a sus familias, esas que cada día libran distintas batallas, esas que buscan una solución en medio de la adversidad, esas que no tienen privilegios, esas que son simplemente madres.

Feliz Dia de las Madres

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Galería FaceBook Live

Entrevista a Franklin Almeyda Rancier miembro del Comité Político del PLD

Publicado por Gobernanzas Digital en Sábado, 27 de octubre de 2018

Hombre hace piruetas peligrosas

vídeo facebook

Rescate de empleado de la empresa PolyPlast, luego de la explosión

Acerca de este sitio

Este puede ser un buen lugar para presentarte a ti y a tu sitio o para incluir algunos méritos.

Venezuela vive momentos de incertidumbre luego del inicio nuevo mandato de Nicolas Maduro