Punta Catalina: una solución satanizada

Por: Jesús -Belén- de la Cruz

Director

Para los millones de dominicanos que tuvieron la oportunidad de recibir por un corto período electricidad en sus hogares y empresas por 24 horas al día, sin los tediosos apagones, además, a un menor costo de kilovatio/horas, la entrada en vigencia de la termoeléctrica Punta Catalina constituyó una efectiva solución de Estado que debe ser felicitada sin recelos ni retaliaciones.

En contraposición a esta panacea, para unos pocos empresarios, conocidos como los vampiros eléctricos, apoyados por políticos corruptos que se benefician del caos con altas comisiones por debajo de la mesa, Punta Catalina resultó ser una decisión a la que había que satanizar con todos los demonios incluidos.

Como todas las verdades dependen del color del cristal con que se miren, es bueno señalar que el actual ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, desde los tiempos de campaña electoral ya había fijado su posición adversa frente a la planta generadora de electricidad, este en su momento definió la termoeléctrica como “un corral de chivos”.

Una vez llegado el gobierno del cambio, el ministro de Energía y Minas informó al país que el presidente Luis Abinader había decidido hacer una licitación internacional para realizar una auditoría a la construcción de la Central Termoeléctrica Punta Catalina. Es notoria y no deja duda alguna su adversidad expresa.

Lo sintomático es que las declaraciones de “Toñito” fueron ofrecidas justamente al dejar posesionado al nuevo administrador de la planta generadora, ingeniero Serafín Canario De La Rosa, designado mediante el decreto 351-20, conocido como un ferviente critico contra la Central Punta Catalina. Se trata de poner la Iglesia en manos de Lutero.

Es notorio, sin lugar a dudas, que para Almonte y sus titiriteros tras bastidores, es más importante escarbar si hubo alguna suerte de opacidad en los procesos de licitación y construcción de la Termoeléctrica, que lo beneficioso que puede significar la misma para el sistema eléctrico dominicano y para el desarrollo general del país.

Siendo la Termoeléctrica Punta Catalina la obra cumbre del Gobierno del presidente Danilo Medina, con dos generadores que suman una capacidad conjunta de 752 megavatios brutos y construida por el Consorcio Odebrecht-Tecnimont-Estrella a un costo de 2.454 millones de dólares.

Todo esto ocurre muy a pesar de que una comisión designada por el presidente Danilo Medina para investigar la licitación de Punta Catalina determinó que no hay pruebas de fraude en la licitación de la Termoeléctrica. La misma concluyó que, “el proceso de licitación siguió las leyes locales dominicana y las propuestas presentadas por todos los participantes se evaluaron de forma consistente. FTI concluye que el diseño de evaluación que se utilizó para calificar las propuestas técnicas es uno de los sistemas utilizados internacionalmente para calificar dichas propuestas”.

Desde la misma parcela del partido de gobierno, el experto en asuntos energéticos y conocido como una autoridad en la materia, Ramón Albuquerque, ha hecho varios llamados al presidente Luis Abinader para que preste atención al comportamiento de Toñito Almonte en cuanto al manejo de los temas de electricidad, que a su juicio expresó: ¡La crisis eléctrica de RD agudiza! A 4 días de su elección nos llamó el Presidente para hablar de su gabinete, nos dijo que nombraría a Toñito como Ministro de Energía y Minas, le dije “Toñito es inteligente pero NO sabe de eso tu No debes fracasar”.! ¡Ahora veremos!

Por su lado, la Senadora por la provincia de Puerto Plata, Ginette Bournigal, expresa que le dijo a Toñito Almonte que si no cumple con su función debe irse para su casa. Agregó que Almonte no le ha explicado al país lo que sucede con Punta Catalina, a la vez que sugirió al primer mandatario que el funcionario que no cumple con su deber hay que quitarlo del cargo. Sin embargo, el funcionario sigue con su lámpara de Diógenes buscando los errores del pasado.

La sociedad requiere soluciones efectivas, las actuales autoridades del sector eléctrico deben hacer uso del poder legítimo y constitucional que le confirió la población al escogerlos en las pasadas elecciones para dirigir los destinos del país. Pasarse el tiempo rebuscando en el cajón de los errores y tener más empeño en construir expedientes de corrupción no es del todo justo, tampoco satisface las necesidades reales de la población.

Punta Catalina merece mejor suerte. El país quiere apagones cero y está demostrado que, si la termoeléctrica se pone a funcionar a máxima capacidad, estaremos todos felices y contentos con energía 24 horas y pagando el servicio a un costo menor. Todo está muy bien, a pesar de que los buitres que se llevaban en las uñas miles de millones de pesos con este gran negocio eléctrico no se sienten muy alegres con esta solución nacional.

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Galería FaceBook Live

Entrevista a Franklin Almeyda Rancier miembro del Comité Político del PLD

Publicado por Gobernanzas Digital en Sábado, 27 de octubre de 2018

Hombre hace piruetas peligrosas

vídeo facebook

Rescate de empleado de la empresa PolyPlast, luego de la explosión

Acerca de este sitio

Este puede ser un buen lugar para presentarte a ti y a tu sitio o para incluir algunos méritos.

Venezuela vive momentos de incertidumbre luego del inicio nuevo mandato de Nicolas Maduro