Los retos de Miguel

El presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas Maldonado, se encuentra en los actuales momentos atravesando por un proceso de grandes retos de su carrera política, y sin temor a equivocarnos podemos afirmar que pudieran ser estos los episodios más difíciles de su prolongada carrera de obstáculos políticos hacia una no muy clara meta por la presidencia de la República.

En reciente conversación sostenida con los señores Ignacio y Fernando Núñez en su residencia de Jarabacoa, quienes en otrora fueran los soportes fundamentales del PRD en aquella localidad vegana y que gracias a su alianza y apoyo abierto al actual presidente Danilo Medina y al PLD, transfiriendo todas sus fuerzas políticas, el hoy gobernante logró consolidar su triunfo electoral en la citada localidad agrícola, industrial y turística.

En la amena, pero interesantísima conversación con los señores Núñez analizábamos, a manera de coloquio, cuales son los reales retos que tienen por delante Miguel Vargas Maldonado y su PRD en el actual proceso político y electoral dominicano. Hablamos de retos, desafíos y perspectivas de un prospero empresario que su paso a la política le ha dejado cierto sabor amargo.

 

Resulta que fruto de la alianza PLD-PRD, altas y bajas se han producido en ambas parcelas partidarias, lo que es normal en toda alianza estratégica política, empresarial o sectorial. En esta vuelta, Miguel crece o desaparece como líder político de una facción importante de lo que antes se llamada el glorioso Partido Revolucionario Dominicano.

Los propios miembros y dirigentes de su partido lo estarán observando para ver cuál será su real desempeño en el actual proceso, de ahí dependerá su alto respeto o baja credibilidad. Los perremeistas, de su lado, lo estarán esperando en la bajadita electoral para ver si no logra alcanzar el mínimo porcentaje que le permita mantenerse como partido mayoritario para entonces definirlo como una entelequia política que solo posee las siglas y el sello gomígrafo del PRD. Y por otro lado, los propios aliados del PLD y del gobierno estarán muy pendientes de su real crecimiento y aporte en votos para saber si en verdad valió la pena cambiar al viejo aliado del gallo colorao por los nuevos aliados del jacho blanco.

Miguel Vargas, está obligado a invertir en su campaña todos los recursos que la Junta Central Electoral y el gobierno pongan en sus manos para lograr alcanzar metas importantes y significativas en el próximo evento electoral, o de lo contrario, se le apagará el jacho en el camino y no dejará de ser jamás un partido bisagra que le sume votos al PLD por unos que otros cargos en la administración del estado, lo que conllevaría a su fosilización y anquilosamiento definitivo en términos políticos en el plano nacional e internacional.

De no lograr que su partido alcance más de un cinco por ciento en las próximas elecciones, entonces hasta los dueños de las siglas del Partido Reformista Social Cristiano se estarían burlando de su triste y penoso papel. Sus antagónicos adversarios del PRM le sacarían la lengua y hasta le escupirían la cara en forma de asco para demostrarle que las reales fuerzas perredeistas las posee la facción que ellos representan. Como podrán ver señoras y señores, los retos de Miguel no son nada fácil, cualquiera no quisiera verse en ese espejo en los actuales momentos. Por lo que podemos afirmar que más le vale sacar unos números que sobrepasen ampliamente el porcentaje que viene sacando el reformista en las últimas elecciones o se las verá muy fea el ingeniero Vargas Maldonado.

Miguel debe salir a las calles a trabajar 24-7 y sin descanso. Aquí y ahora está en juego su futuro político. De esto depende que él sea respetado por su gente, por sus adversarios y sus aliados, o que por lo contrario sea el hazmerreir y la burla de todos los sectores sociales que componen la nación dominicana, y no faltará quienes le pedirán que se retire de la política y se dedique por completo a sus funciones de empresario y contratista, que muy bien le ha ido por cierto. Por esto y otras razones más, podemos afirmar que el futuro de Miguel depende del propio Miguel.

Así es la política, la tarea del MVP no es nada fácil en los actuales momentos que atraviesan él y su partido. Miguel, debe medir fuerzas con el PRM y con el PRSC, además, debe demostrarle a Danilo Medina y al PLD que valió la pena desechar a los viejos aliados del gallo colorao para escoger a los nuevos aliados del jacho blanco. Deseamos mucha suerte a Miguel Vargas y a su PRD, porque les aseguramos que tanto él como su partido la van a necesitar. De poder lograr una buena participación electoral depende que Danilo Medina y el gobierno lo tomen en cuenta de manera seria; y de fallar en sus metas y propósitos trazados entonces sus adversarios del PRM y Reformistas lo castigarán y de muy mala manera.

Por: Jesús Belén de la Cruz

 

 

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Galería FaceBook Live

Entrevista a Franklin Almeyda Rancier miembro del Comité Político del PLD

Publicado por Gobernanzas Digital en Sábado, 27 de octubre de 2018

Hombre hace piruetas peligrosas

vídeo facebook

Rescate de empleado de la empresa PolyPlast, luego de la explosión

Acerca de este sitio

Este puede ser un buen lugar para presentarte a ti y a tu sitio o para incluir algunos méritos.

Venezuela vive momentos de incertidumbre luego del inicio nuevo mandato de Nicolas Maduro