Las terribles prohibiciones a las mujeres de Kabul

Por: Jesús -Belén- de la Cruz

Director

El pasado domingo 15 de agosto el mundo recibió la infausta noticia, a través de la prensa internacional, de que “los talibanes tomaron el control del gobierno de Kabul”. Lo que habría que preguntarse es, si esto es bueno o es malo para el pueblo afgano y, sobre todo, para las mujeres de Kabul, quienes han sido víctimas de las prohibiciones más salvajes de todo el planeta.

Al hacer un recorrido por distintos medios de comunicación y por las redes sociales pudimos ver mujeres afganas azotadas, lapidadas y, de manera horrenda, juzgadas y asesinadas de un tiro en la cabeza en cualquier plaza pública, mientras decenas de personas graban estas terribles escenas en sus celulares, solo porque, supuestamente, estas han violado algunas de las tantas normas en contra de esos seres humanos discriminados a la máxima expresión.

Por lo visto, nacer mujer en Afganistán es la peor maldición que le puede suceder a una persona. Nada es comparado con aquella abominación basada en creencias religiosas discriminatorias y perversas.

Luego de una guerra de dos décadas, los talibanes han tomado el poder en Afganistán, lo que, indiscutiblemente preocupa a las mujeres de dicho país. Porque existen los temores que estas puedan perder algunos derechos adquiridos en los últimos años.

En el presente análisis, queremos resaltar una enorme lista de las bochornosas y aberrantes prohibiciones que tienen las mujeres afganas por parte de los talibanes, según datos que suministra la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (Revolutionary Association of the Women of Afghanistan, RAWA), que publicó un listado con las 29 prohibiciones que estas deben cumplir tras la toma del poder talibán.

Con este trabajo periodístico, no pretenderemos distraernos en conceptualizar de manera teórica sobre el caso en cuestión, razón por la cual vamos a entrar en materia enumerando las 29 prohibiciones y maltratos que los talibanes tienen para las mujeres de ese país.

1- Completa prohibición del trabajo femenino fuera de sus hogares, que igualmente se aplica a profesoras, ingenieras y demás profesionales. Solo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul.

2- Completa prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de casa a no ser que sea acompañadas de su mahram (parentesco cercano masculino como padre, hermano o marido).

3- Prohibición a las mujeres de cerrar tratos con comerciantes masculinos.

4- Prohibición a las mujeres de ser tratadas por doctores masculinos.

5- Prohibición a las mujeres de estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (los talibanes han convertido las escuelas para chicas en seminarios religiosos).

6- Requerimiento para las mujeres para llevar un largo velo (burqa), que las cubre de la cabeza a los pies.

7- Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las reglas talibán o contra las mujeres que no vayan acompañadas de su mahram.

8- Azotes en público contra aquellas mujeres que no oculten sus tobillos.

9- Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio (un gran número de amantes son lapidados hasta la muerte bajo esta regla).

10- Prohibición del uso de cosméticos (a muchas mujeres con las uñas pintadas les han sido amputados los dedos).

11- Prohibición a las mujeres de hablar o estrechar las manos a varones que no sean mahram.

12- Prohibición a las mujeres de reír en voz alta (ningún extraño debe oír la voz de una mujer).

13- Prohibición a las mujeres de llevar zapatos con tacones que pueden producir sonido al caminar (un varón no puede oír los pasos de una mujer).

14- Prohibición a las mujeres de montar en taxi sin su mahram.

15- Prohibición a las mujeres de tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo.

16- Prohibición a las mujeres de practicar deportes o entrar en cualquier centro o club deportivo.

17- Prohibición a las mujeres de montar en bicicleta o motocicletas, aunque sea con sus mahrams.

18- Prohibición a las mujeres de llevar indumentarias de colores vistosos. En términos de los talibanes, se trata de “colores sexualmente atractivos”.

19- Prohibición a las mujeres de reunirse con motivo de festividades con propósitos recreativos.

20- Prohibición a las mujeres de lavar ropa en los ríos o plazas públicas.

21- Modificación de toda la nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra “mujer.” Por ejemplo, el “Jardín de las Mujeres” se llama ahora “Jardín de la Primavera”.

22- Prohibición a las mujeres de asomarse a los balcones.

23- Opacidad obligatoria de todas las ventanas para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares.

24- Prohibición a los sastres de tomar medidas a las mujeres y coser ropa femenina.

25- Prohibición del acceso de las mujeres a los baños públicos.

26- Prohibición a las mujeres y a los hombres de viajar en el mismo autobús. Los autobuses se dividen ahora en “solo hombres” o “solo mujeres”.

27- Prohibición de pantalones acampanados, aunque se lleven bajo el burqa.

28- Prohibición de fotografiar o filmar a mujeres.

29- Prohibición de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros, o colgadas en los muros de casas y tiendas.

Cómo podemos ver, se trata de la imposición de una cultura de exclusión, abusos y misoginia que considera a las mujeres como un ser sin ningún valor humano, social ni político. Es muy probable que la gran mayoría de nuestros lectores hayan quedado aterrados y estupefactos luego de leer estas terribles discriminaciones talibanas.

Sin embargo, queremos aportar al análisis otras prohibiciones más allá de las mujeres y que afectan a toda la sociedad afgana. Solo para que el mundo se entere de lo aterrados que deben estar en estos momentos esos ciudadanos del mundo ante la toma de Kabul por parte de los talibanes.

  • Está prohibido escuchar música, tanto para mujeres como para hombres.
  • Está prohibido ver películas, televisión y videos, a todas las personas.
  • Está prohibido celebrar el tradicional año nuevo (Nowroz) el 21 de marzo. Los talibanes han proclamado que esa festividad es pagana.
  • Han desautorizado el Día Internacional del Trabajo (1º de mayo), porque es tachado de festividad “comunista”.
  • Han ordenado que toda aquella persona con nombre no islámico se lo cambie.
  • Obligan a la juventud afgana a raparse el pelo.
  • Ordenan que los varones vistan indumentaria islámica y lleven gorra.
  • Ordenan que los hombres no se afeiten o recorten sus barbas, que deben crecer lo bastante como para caber en un puño bajo la barbilla.
  • Ordenan que todo el mundo acuda a las oraciones en las mezquitas cinco veces al día.
  • Está prohibido el cuidado de pichones y el adiestramiento de aves, describiéndolas como actividades no-islámicas. Quienes violan esta norma son encarcelados y los pájaros deben morir. El vuelo de cometas también ha sido vetado.
  • Obligan a todos los espectadores, cuando animan a deportistas, a cantar Allah-u-Akbar (Dios es grande) dando aplausos.

Quienes vivimos en democracia plena o sesgada, pero democracia, al fin y al cabo, debemos añorar nuestras conquistas de derechos y libertades en sentido general. Razón por la cual, al finalizar este trabajo queremos desear que a partir de este momento aquellas mujeres sean tomadas en cuenta por la comunidad internacional y demandar que allí se imponga y respete la creación de un Estado democrático de derechos y sin ningún tipo de discriminaciones sociales ni políticas.

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Galería FaceBook Live

Entrevista a Franklin Almeyda Rancier miembro del Comité Político del PLD

Publicado por Gobernanzas Digital en Sábado, 27 de octubre de 2018

Hombre hace piruetas peligrosas

vídeo facebook

Rescate de empleado de la empresa PolyPlast, luego de la explosión

Acerca de este sitio

Este puede ser un buen lugar para presentarte a ti y a tu sitio o para incluir algunos méritos.

Venezuela vive momentos de incertidumbre luego del inicio nuevo mandato de Nicolas Maduro