Antidemocracias

Entrevistado en Londres, Alexis Tsipras explica con las debidas precauciones los riesgos que tiene ser vecino de Erdogan. El reelegido jefe absoluto de la “nueva Turquía” es, a juicio del primer ministro griego, experimentado pero “impredecible”, y el significado de esto lo aclara de inmediato al comparar la suerte de su país, al tener semejante vecino, con la de Reino Unido que tiene a Francia e Irlanda. A la pregunta de si se fía de Erdogan, prefiere no responder.

El ascenso irresistible de Tayyip Erdogan, culminado en la victoria electoral del 24 de junio, es el resultado de una forma de acción política firme y pragmática. Conocido desde joven como el reis, el jefe, igual que en su día Nasser en Egipto (el rais),desplegó pronto su talento de organizador, que le llevó a ocupar la alcaldía de Estambul en 1994. Será el primer paso para una tarea histórica: movilizar a la mayoría musulmana del país a fin de convertirla en base de un Gobierno que acabase con el laicismo y con la tutela militar, la herencia de Kemal Atatürk.

Con la ayuda del promotor de un Opus islamista, Fetulá Gülen, luego enemigo mortal suyo, Erdogan fue desmontando las estructuras del Estado poskemalista, primero en nombre de la democracia, solo que con una clara voluntad de ejercer un poder personal indiscutido, bajo las enseñas de un nacionalismo neootomano y del Islam. Erdogan es seguidor de Ziya Gölkap, ultranacionalista cuyos versos islámico-belicistas le costaron hace veinte años la cárcel. De ahí las prevenciones de Tsipras ante un proyecto imperialista que parte de la conquista de Constantinopla en 1453 y deberá culminar en 2071 con la restauración de la grandeza turca que se abrió mil años antes con la victoria sobre Bizancio. Antes, en 1923, el centenario de la República, versión islámica, fruto también de una victoria militar. La Operación Rama de Olivo en Siria no tranquiliza demasiado.

La reciente elección presidencial muestra que Erdogan ha visto cumplido el objetivo de eliminar cualquier obstáculo con tal de concentrar en su persona los tres poderes, como amo del Gobierno, de la legislación y de la instancia judicial. Aun resurgido frente a la autocracia, el kemalismo, proyecto de una Turquía laica, tolerante y moderna, conserva sus bastiones en torno a Esmirna, pero nunca supera el 30% del sufragio. Además, gracias al oscuro golpe militar fallido de julio de 2016, el país vive y vivirá en estado de excepción, sin inmunidad parlamentaria para así sangrar a voluntad al partido kurdo (y, de ser preciso, al opositor kemalista), con la prensa bajo durísimo control y cientos de periodistas en prisión, miles de funcionarios y profesores expulsados. Más una barrera protectora que el sociólogo Hamit Bozarslan califica de “paramilitar”, con cuerpos especiales en la policía y en la gendarmería, entregados a la eliminación de cualquier enemigo del Estado. Europa apenas musita críticas: OTAN e inmigración mandan.

Fuente: El País

 

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Galería FaceBook Live

Entrevista a Franklin Almeyda Rancier miembro del Comité Político del PLD

Publicado por Gobernanzas Digital en Sábado, 27 de octubre de 2018

Hombre hace piruetas peligrosas

vídeo facebook

Rescate de empleado de la empresa PolyPlast, luego de la explosión

Acerca de este sitio

Este puede ser un buen lugar para presentarte a ti y a tu sitio o para incluir algunos méritos.

Venezuela vive momentos de incertidumbre luego del inicio nuevo mandato de Nicolas Maduro