25 de noviembre: cuando volaron las mariposas

Por: Jesús -Belén- de la Cruz

Director

Al momento que la militante política y activista social, Minerva Mirabal, pronunció la frase: “si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”, jamás se imaginaba que sus brazos y su voz serían tan poderosos que podrían llegar a definir el motivo fundamental para la conmemoración todos los 25 de noviembre como Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

Era crónica de una muerte anunciada. El presagio del fin de una era de oprobio, de violencia colectiva y de violación de todos los derechos fundamentales de la ciudadanía. Pero como dice la voz del pueblo, “no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista”.

Aquel 25 de noviembre de 1960, había sido día escogido para que las campanas doblaran para anunciar la partida de esta mujer valiente cuyo cuerpo apareció destrozado en el fondo de un barranco, en el interior de un jeep junto con sus hermanas, Patria y María Teresa, al igual que el conductor del vehículo, Rufino de la Cruz. La idea macabra era que todo pareciera un accidente fortuito.

El presagio de Minerva sobre la fortaleza póstuma de sus brazos y su voz resultó más que evidente. Así lo registra la historia, su muerte y la de sus hermanas en manos de los sicarios de la tiranía trujillista fueron una de las causas principales que originó el fin de la era del sátrapa.

La noticia recorrió velozmente por todo el mundo y abarcó los principales titulares de la prensa internacional. Este horrendo crimen motivó que el 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designara el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Entonces, a partir de ese momento, inicia el vuelo eterno de las mariposas: Minerva, Patria y María Teresa.

La violencia contra la mujer constituye un flagelo mundial que no parece tener fin, generalmente por motivos pasionales y por la imposición brutal del dominio machista. Son muchas las causas sociales y económicas que originan las interminables muertes de mujeres a manos de sus esposos o ex parejas. El control económico, el sentido de posesión y los falsos criterios del macho alfa aparecen como los factores principales de esta mala práctica.

Según las estadísticas de la Procuraduría General de la República (PGR) en nuestro país se refleja una tasa de feminicidio íntimo 1.62 muertes por cada 100 mil mujeres. Partiendo de los datos de la PGR, al analizar la descripción de los crímenes, el feminicidio se define como todo crimen hacia una mujer por una pareja directa de la víctima, sea novio, esposo, concubino, ex-pareja, entre otras relaciones maritales.

Analizando las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sus resultados nos dicen que “una de cada tres mujeres y niñas en el mundo, el 35 por ciento, han experimentado violencia física o sexual a manos de su pareja o de terceros. Es una estadística sobre cómo la violencia basada en género trasciende fronteras, niveles educativos, socioeconómicos y límites de edad”.

Latinoamérica se ha definido como el segundo escenario más peligroso en el mundo para las mujeres, hasta el momento solo superada por África. En Argentina se han detectado 3,103 casos entre 2010 y 2019. En México, solo en 2019 se registraron 1006 casos de feminicidio, situando al país azteca como el de más casos en la zona junto a Brasil, esto, partiendo de los datos ofrecidos por la CEPAL.

En conmemoración del Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, la ONU-Mujer dispuso una minuciosa agenda de 16 puntos de cómo prevenir estos casos en el mundo.

Estos temas son: 1) Ratificar los tratados internacionales y regionales, 2) Adoptar y cumplir las leyes, 3) Crear planes internacionales y locales de acción, 4) Hacer que la justicia sea accesible para las mujeres y las niñas, 5) Poner fin a la impunidad frente a la violencia sexual en los conflictos, 6) Garantizar el acceso universal a los servicios esenciales, 7) Brindar formación a aquéllos que trabajan en los servicios esenciales.

Además, 8) Otorgar recursos públicos adecuados, 9) Recopilar, analizar y difundir la información nacional, 10) Invertir en la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres, 11) Mejorar la autonomía económica de las mujeres, 12) Aumentar la conciencia pública y la movilización social, 13) Involucrar a los medios de comunicación de masas, 14) Trabajar para y con los jóvenes en tanto que defensores del cambio, 15) Movilizar a los hombres y a los niños, y 16) Realizar una donación al Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres.

Como se puede apreciar, son múltiples los factores de riesgo y vulnerabilidad que hacen posible que cada día un promedio de 137 mujeres alrededor del mundo muere a manos de su pareja o de un miembro de su familia, según las estadísticas de las Naciones Unidas.

Desde Gobernanzas Digital estaremos siempre marchando en primera línea para contribuir con la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas de la República Dominicana y el mundo. Las mujeres son la mitad de la población y las madres de la otra mitad. Digámosle “No” a la violencia contra la mujer y procuremos una sociedad incluyente, solidaria y participativa basada en una práctica de paz, igualdad y solidaridad.

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Galería FaceBook Live

Entrevista a Franklin Almeyda Rancier miembro del Comité Político del PLD

Publicado por Gobernanzas Digital en Sábado, 27 de octubre de 2018

Hombre hace piruetas peligrosas

vídeo facebook

Rescate de empleado de la empresa PolyPlast, luego de la explosión

Acerca de este sitio

Este puede ser un buen lugar para presentarte a ti y a tu sitio o para incluir algunos méritos.

Venezuela vive momentos de incertidumbre luego del inicio nuevo mandato de Nicolas Maduro